sponsorship-actuation-management

¿Qué es realmente la Fórmula 1?


Muchas veces me pregunto qué es realmente la Fórmula 1 y cómo mi visión sobre ella con los años ha ido cambiando. Recuerdo cuando era un crío, que para ver las carreras con suerte se podían ver 20 minutos en televisión, y donde no existía nada, absolutamente nada más, ni previos de carreras, ni post carrera, ni retransmisión de las Free Practice, ni absolutamente nada más. Pero me gustaba y mucho.

Por aquel entonces en España los derechos de televisión prácticamente se regalaban, la FOM no encontraba en el mercado español un tirón suficiente como para poder venderlos a las cadenas de televisión a un precio alto, como todos sabemos con el paso de los años eso cambio mucho.

De aquella época recuerdo esa frase que tanto odio y que tan recurrentemente se repite, “la F1 son coches de colores dando vueltas a un circuito”…. Corrían los años 80 y todo aquello que no fuese futbol es España casi que no se consideraba deporte, y es aquí donde me hago la primera pregunta ¿es la Fórmula 1 un deporte? Pues bien, para responder a esa pregunta lo haré, con una de las mejores citas que recuerdo de este “deporte” y es de Fernando Alonso del año 2006 cuando dijo textualmente “Nunca más consideraré la Fórmula 1 como un deporte”.

Tras muchos años viendo resúmenes en televisión, crónicas en prensa, ya que internet por aquel entonces…bueno, llegó el día en el que pude asistir a mi primer Gran Premio en vivo y en directo, fue en el año 2004 y no podía ser de otra manera que en el templo de la velocidad, Monza en Italia. Desde ese día me di cuenta que la Fórmula 1 vista desde la televisión no era lo mismo que verla en directo y no me refiero a esto por los sentidos que no te permiten disfrutar de ellos la TV, no, no me refiero al olor que se respira, al ensordecedor ruido de aquellos V10…me refiero a que fue allí en aquel GP donde me empecé a dar cuenta qué es realmente la F1.

Hemos de pensar que un GP dura cuatro días, jueves, viernes, sábado y domingo, cuando la carrera realmente tan sólo dura como máximo dos horas, pues bien, entonces, ¿Qué pasan en esas 94 horas restantes? Y es en la respuesta a esta pregunta donde nos damos cuenta que la Fórmula 1 no es un deporte, la Fórmula 1 son muchas cosas, donde el deporte es la mera excusa, la Fórmula 1 es el mayor centro de negocios itinerante del mundo, en esas dos horas en la TV es imposible darse cuenta de todo lo que se mueve en la Fórmula 1, detrás de las cámaras, en el paddock, en los Motor Home de los equipos, en las salas de reuniones de los mejores hoteles alejados de los circuitos pero dentro de la misma ciudad, la Fórmula 1 es ese lugar donde se siembran los mejores negocios, que en el tiempo pueden llegar a salir a no, pero sembrar se siembran, y en los negocios está claro que para recoger primeramente hay que sembrar. La Fórmula 1 es ese lugar de conexión entre empresarios, directivos, gente de negocios con intereses, donde lo que ha de imperar es el win to win, donde nadie regala nada a cambio de nada. La fórmula 1 es ese lugar opaco, cerrado, clauso, oscuro, hermético, todo ello tildado de un aroma a exclusividad, algo que Bernie Ecclestone ha sabido hacer muy bien, ya que todo aquello que es perfectamente hermético, es difícil o imposible de penetrar a no ser que quien está dentro te deje entrar…..La Fórmula 1 es ese lugar donde no hay amigos, o por lo menos amigos sin intereses, pero claro, aquí ya estaríamos incurriendo en una contradicción, un amigo nunca lo es por interés, y aquí esa premisa ya no lo es tanto.
La Fórmula 1 es ese lugar idílico para los negocios, para la generación del tan conocido Business to Business a nivel worldwide, aquí esa regla del 6, es decir, aquella que afirma que tú puedes llegar a cualquier persona del mundo por medio de seis conocidos, donde alguien conoce a alguien para que tú finalmente llegues a él, desaparece, esa regla del seis se limita con suerte a la regla del dos, otro indicativo más de lo valioso que es para este negocio estar ahí.

Ranking-F1Cuando pensamos en Fórmula 1, y analizamos el motivo por el cual cientos de empresas invierten su dinero en ella, la respuesta a esa pregunta es muy sencilla, no sólo hay que estar donde está el dinero, sino que hay que estar donde están las oportunidades, y en su defecto, donde podamos tener acceso a ellas, con frecuencia utilizo un dato, y es el siguiente, si cogiésemos a todas las empresa que orbitan en la Fórmula 1, y las sacásemos de sus correspondientes países para meterlas en un país imaginario que se llamase “Paddocck Land” ese país sería la quinta economía del mundo por P.I.B. según la medición de los datos del Fondo Monetario Internacional. Con un valor de 3,81 T $, sólo superado por China, E.E.U.U. India y Japón. Este es un dato demoledor, ya que claro está, hay que estar donde está el dinero, pero por dos razones, una, es donde está el negocio, y dos es donde surgen las mejores oportunidades de negocio, tanto en economías de primera línea como en economías emergentes.

La Fórmula 1 la podemos entender, como decíamos antes, como el escenario idílico para para el B2B, ya que hemos de pensar que en un paddock de Fórmula 1 se juntan en cada carrera, todo tipo de empresarios, políticos, personas influyentes, gente de negocios, y todo ello decorado o adornado con personajes famosos, algo que Bernie ha sabido hacer muy bien, ya que es lo que atrae a las cámaras. A diferencia de otros deportes, la
Fórmula 1, es el que mejor ratio tiene sobre frecuencia, número de espectadores y duración, ¿qué significa esto? Pues que no existe ningún otro espectáculo que viaje a tantos países en tan poco tiempo y dure tanto, hemos de pensar que, la Fórmula 1 tiene una duración de unas 34 semanas al año, ningún otro evento deportivo puede mantener dicha duración, lo que más se le aproxima es la Champions League, pero con el hándicap Duracion-frecuencia-eventos-deportivosque es sólo a nivel Europeo, por ello partiendo de la base que la Fórmula 1 es la que más duración tiene en el tiempo a lo largo del año, que cada quince días hay una carrera y que viaja a las principales ciudades y países del mundo, todo ello sumado a el nivel de audiencia acumulada total a final de año, hacen de este evento lo más interesante en cuanto a ratio de frecuencia, audiencias y duración. Por poner otro ejemplo, el Mundial de Futbol tiene una audiencia acumulada de 26.000 M de personas, pero es un evento que sólo se celebra una vez cada cuatro años y dura sólo cuatro semanas, las marcas que se meten como sponsor con ellos, sí que obtienen una gran visibilidad para el B2C en el corto plazo, pero no hay punto de comparación con la Fórmula 1.
Cuando hablamos de Fórmula 1 y nos centramos en sus datos nos vemos obligados a hacer un resumen conjunto y general de qué es realmente la Fórmula 1 en datos, qué significa para una marca, para una empresa, para un empresario, estar ahí, formar parte de este Gran Circo. La Fórmula 1 viaja cada año en función de su calendario a una media de 20 países diferentes, 20 economías donde hacer negocios, 20 localizaciones en las cuales por ejemplo una empresa española con intereses en LATAM, puede utilizar esta plataforma de captación y generación de negocio que es la Fórmula 1 para hacer sus negocios tanto en el plano B2B como en el B2C, aprovechando en este caso, las carreras de México y Brasil, por poner otro ejemplo en la última carrera que hemos visto de México 2015, los monoplazas de la escudería Manor llevaban el sponsor de “Centro Castellano”, esta empresa es una compañía local de México que se dedica a la hostelería con un gran número de restaurantes de lujo especializados en comida española repartidos por todo su territorio, pues bien alguien puede pensar que no tiene mucho sentido publicitarse sólo para una carrera cuando en tu país ya te conoce todo el mundo, no es eso, esa carrera con la expectación que había tras la ausencia de 23 años en el calendario de dicha cita, fue vista por más de 400 millones de personas a nivel mundial, gente que en un porcentaje grande o pequeño se pudieron quedar con dicho sponsor, gente que son potenciales turistas a México, y gente que en algún momento de su vida si viajan a México y quieran ir a cenar a un restaurante tal vez piensen en aluno de Centro Castellano. Pero la capitalización de este patrocinio no queda sólo en esto, ya que en el Paddock del circuito de los Hermanos Rodriguez durante todo el fin de semana hubo muchos empresarios latinoamericanos y estadounidenses que fueron invitados o de motu proprio, pero que estaban ahí…y más de alguno terminó comiendo y cenando en un Centro Castellano.
La Fórmula 1 es un evento que se ve en 187 países cada una de las carreras, la magnitud de alcance de este dato es brutal, desde el plano más puramente B2C, ello quiere decir que una marca que se anuncia en F1, está siendo vista de manera simultánea en esos 187 países, sin duda, no existe un anuncio de TV que tenga tal alance.
Como venimos diciendo a lo largo de este artículo, la Fórmula 1 es un paraíso para los negocios y el tan famoso y conocido networking empresarial hoy en día, y es en ese punto donde las marcas y los empresarios han de aprovecharlo. Para ello conviene recordar la gran cantidad de dinero que una marca invierte en activación del patrocinio (de ello hablé en otro artículo), por poner un ejemplo de una compañía que bajo mi punto de vista lo está haciendo muy bien en Fórmula 1,

Patrocinadores-williams-2015RANDSTAD, patrocinador del equipo Williams Martini Racing desde hace muchos años, utiliza la Fórmula 1 como un equilibrio y compendio de B2B y B2C, primeramente hemos de ver y pensar a qué se dedica RANDSTAD. Empresa que a nivel internacional cuenta con más de 4.700 oficinas en todo el mundo, con presencia en 43 países, situándose como líderes en soluciones globales de recursos humanos.
El negocio de RANDSTAD funciona de la siguiente manera, por un lado busca empresas que se hagan clientes suyos para buscarles y darles soluciones GLOBALES de RRHH, en definitiva B2B y por otro lado, busca candidatos (B2C) para cubrir esas necesidades de tales empresas, y así cerrar el círculo…. Ahora bien si entras en la web de Randstad verás que ya desde su home este claro posicionamiento: diferenciando muy bien cómo han de cerrar su negocio. Pues esta perfecta diferenciación del mismo lo ha llevado a la práctica con la precisión de un cirujano a la hora de hacer su correcta activación en la F1. Es decir, por un lado tienen el soporte de una plataforma inmejorable de visibilidad que es el monoplaza del equipo Williams, así de esta manera el plano B2C, digamos que ya lo tiene cubierto. Hemos de pensar y analizar un dato, en el año 2014 Randstad invirtió en patrocinio 3,8 M€ más 3,1 M€ en B2B-B2Cactivación del mismo, lo que nos da un total de 6,9 M€, pues bien a lo largo de toda la temporada invitó al Paddock a un total de 485 personas, empresarios, gerentes de compañías, etc… clientes potenciales con lo que poder hacer negocios y ofrecer sus servicios, pues bien producto de esas “invitaciones” Randstad al final de la temporada obtuvo contratos que le generaron (insisto, sólo producto de esas invitaciones) un beneficio de 12,9 M€, con lo que nos hace pensar que ese importe invertido, que no gastado en activación, está muy bien invertido.
Si a eso le sumamos toda la visibilidad que ha tenido la marca producto de los impactos televisivos, en medios escritos y en prensa, así como en interner, hacen de su negocio en la Fórmula 1 un negocio muy rentable para ellos.

Por todo ello siempre concluimos que la Fórmula 1 es un oasis de negocio, contactos, gestiones, futuros acuerdos, una plataforma de visibilidad única en el deporte, que conjuga a la perfección, el lujo, el glamour, los negocios, la exclusividad, los contactos. Pero sin olvidar un detalle, que no todo es oro lo que reluce en la Fórmula 1, para muestra un detalle, de todos los equipos que componen la parrilla, prácticamente ninguno atesora beneficios económicos como equipo en si…muchos de ellos pasan auténticas penurias para cuadrar sus balances, y entonces, ¿Por qué siguen en el Gran Circo? Pongamos como ejemplo al equipo Lotus, el propio Gerard López, reconoció que para él la Fórmula 1 era una excusa y una plataforma de negocios, donde el equipo era el medio y Genii Capital quien ponía parte del dinero y que a su vez utilizaba todo el entramado de la Fórmula 1 para hacer muchos y muy buenos negocios worldwide.